Parece ser que han tocado la moral del ídolo adolescente Justin Bieber, pero esta vez los culpables no son ni la prensa, ni las fans, ni los hackers informáticos, esta…